EN MEMORIA DE TU AMOR

EN MEMORIA DE TU AMOR
SIEMPRE EN MI CORAZÓN

NO SE COMO CAISTE ACA



viernes, febrero 10, 2006

ESPERA



Su cuerpo se difumina
en la penumbra
Entre sepia y negro
sus contornos se alargan
Melancólica soledad
entre sombras

Tal vez una lágrima
se escurre entre pestañas.
¿Quién sabe que sueños
imposibles rondan?

Quietud y silencio
en una larga espera.
Angela Teresa Grigera
Foto Daniel Herrera

7 comentarios:

Veronica Curutchet dijo...

Con la sensualidad y el erotismo sutil que caracterizan tus creaciones, este poema es otra joyita para degustar despacio y si se puede, en compañia.

Anna y Daniel (Spain) dijo...

Lo dicho en el anterior comentario.
Genial.

Blesser dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Blesser dijo...

"¿Quién sabe que sueños
imposibles rondan?"

...que importa.

Tú haces sencilla la espera, tü haces que los sueños se vistan de esperanza...tú y tus palabras

Topacio dijo...

Un sensual poema en el que se percibe esa quietud, esa melancolía, esa espera.

Un beso para ti.

anngiels dijo...

Vero, gracias por pasar, gracias por empujarme a crear este rinconcito, beshito nena.

Anna y Daniel, una felicidad compartir sentimientos volcados en el arte de decir a travez de las palabras y las imagenes, que cosas no pueden decir las letras y los gestos tomados en forma magistral como ustedes lo hacen. Me ha hecho feliz compartir con ustedes.

Mi querido Fer, cuando te encuentro en la calle de Ann, me recuerda viejos tiempos en Texto, y soy muy feliz, gracisas por no olvidarte de mi.

Topacio, para tí otro beso, y esta casa es tuya, sus puertas estan abiertas para que la recorras cuando gustes.

A todos mi agradecimiento y mi cariño, nada hace mas felis a un poeta, que se lean sus letras, no importa la cantidad, lo que importa que quien lo haga sienta a travez de aquello que ha escrito.
Un abrazo fraternal desde el alma

Anngiels

Carla dijo...

Me encanta como escribes y me sentí identificada: quietud, contemplación espera, el mundo se detiene, el tiempo que se dilata en la contemplación erótica.