EN MEMORIA DE TU AMOR

EN MEMORIA DE TU AMOR
SIEMPRE EN MI CORAZÓN

NO SE COMO CAISTE ACA



martes, enero 29, 2008

ALAS QUEMADAS


Vos sabes que yo vivo volando, que mi vida se ciñe en un vuelo eterno. Si no me hubiese dedicado a volar toda esta vida me hubiese sido mucho más difícil sobrevivir a tu lado, y nunca pude o no supe iniciarte en el maravilloso mundo de las fantasías. Volar y soñar nos renueva cada día, pero vos no, no querés involucrarte con los sueños, siempre decías que estaba totalmente loca. Yo sentía que volar te daba pereza, y dejando tus alas plegadas te veía vivir con los ojos abiertos perpetuamente. Suponía que vos pensabas que... no vaya a ser que si los cierro comience a soñar y entonces me convierta en un adicto a esos vuelos ensoñadores donde la suelo encontrar perdida. Como dice Girondo es imperdonable no hacer el amor volando, es imperdonable diría yo vivir sin saber volar y ni siquiera intentarlo.
Estaba yo un día en esos menesteres, los de soñar por supuesto. Me encontraba sentada frente a la computadora, leyendo y a la vez por momentos volando de sala en sala de Chat cuando apareció Él. Sí, Él, ¿que es lo que te asombra?, porque Él, es una persona que esta detrás de un cristal y frente a un monitor, no es una máquina como pensás que son los internautas, son seres que caminan, trabajan, cumplen con todo lo que debemos cumplir los humanos, hasta pagan puntualmente impuestos, pero ¿sabes una cosa? Sueñan, también sueñan y vuelan en pos de los sueños.

No, no me mires con esos ojos abiertos y estúpidos, deberías cerrarlos de vez en cuando, porque si no lo haces algún día se quedarán secos, opacos, sin vida, y si te morís será irremediablemente imposible cerrarlos, estarás condenado a permanecer así, porque los párpados se habrán endurecido y te irás de esta vida con los ojos abiertos, y esos paisajes gastados y lúgubres cincelados en ellos.
Te decía que apareció Él, con nombre de ave, "Águila cautiva". Yo estaba leyendo en la sala de poesía Espantapájaros de Oliverio Girondo, y como presintiendo que yo necesitaba que una mariposa aleteara sobre mí, se presento y comenzamos a chatear. Me dijo cosas tan lindas que de pronto todo a mi alrededor fue primavera, y eso que estábamos en pleno y cruel invierno. Las mariposas acariciaban mi cabello, y una corona de flores se fue sujetando a mi cabeza mientras él escribía y me regalaba poemas, y todo a mi alrededor se transformaba, hasta me sentí sentada en una nube rodeada de flores y un delicado perfume invadía el ambiente. Por un momento nuestras manos se tocaron, su piel era suave y sus caricias perfectas. No lo vas a creer, pero sentí sus labios rozar los mío y en ese momento las mariposas estaban en mis entrañas enloquecidas por salir.
Bueno no sé porque te cuento esto, ya sé que no me crees, es que esta vida monótona y en línea recta en la que vivís no te deja ver que hay otras formas de sentir. Lo cierto fue que nuestros encuentros fueron cada vez más asiduos, y cada tarde se hacía más larga hasta confundirse con las noches y llegué a dormir a su lado, sentir su respiración, oler su cuerpo adormecido bajo el manto oscuro de mi pelo. Claro que por las mañanas volaba de mi lado con la permanente promesa de volver a mí al día siguiente. Mientras vos dormías con la carga constante de hacerlo a ojos abiertos, para no alejarte de la realidad, ya que si no recuerdas me has tildado de loca más de una vez en la vida porque me dices que duermo demasiado y es por mantenerme lejos de toda realidad, bueno será de la tuya que me abruma.
Vos dormías sintiendo a tu lado un cuerpo frío sin que ello te inmutara, por lo que no sé ahora que te esta sucediendo que estás tan inquieto al ver que hago mis maletas. No sé porque me pides explicaciones ni porque te sentís tan mal porque he decidido que así no quiero seguir viviendo.
Te he dicho mil veces que no me interesa todo lo material, que puedes quedarte con todo si es eso lo que te importa, si te atemoriza el perder algo de lo que siempre dices y me recriminas que ganaste con muchas horas de sacrificio, podes quedarte con todo, casa, auto, muebles, cuenta de banco, con lo que gano con mis cuentos y mis clases de literatura me sobra para seguir volando, lo único que me llevo es la computadora que es como si fueran mis alas y mis efectos personales, si necesitas algo de mi estoy en la misma pensión que vivía cuando me conociste.

Que si me voy con él? No, no me voy con él. Él aún no puede abrir las puertas de su jaula, vuela dentro de su misma prisión, pero yo, ya la abrí y quiero volar en libertad, quizás quien sabe alguna vez nos encontremos los dos libres y sigamos volando de la mano.
¿Que no me vaya? decís que no me vaya, imposible ya no admito vivir sin soñar volando y vos ya quemaste tus alas.
Texto:Angela T. Grigera
Imagen: tomada de Google

10 comentarios:

Rimel Azul dijo...

siempre es lindo leerte Angie!!! un beso!

El perro andaluz dijo...

Volar es maravilloso, pero volar con alguien a tu lado, lo es más todavía.
Gracias por tu visita, un placer.
Saludos.

Palomas dijo...

Hola Amiga Mía...aquí está la Paloma y vuela, vuela...has volado sin red?, yo sí y me he golpeado...pero no creces si no vuelas!!!. Chuik, Chuik.

IGNACIO dijo...

Volar siempre es gratificante, volar junto a la persona deseada lo es mucho más.

Besos Angela.

fgiucich dijo...

Un canto a la libertad. Así lo siento. Abrazos.

mahaya dijo...

Ufff Dolorosa historia

Hot Woman dijo...

Gracias por permitirme volar a mi también. Precioso
Tengo un regalito para tí en mi blog, te espero.
Un besote

Unmasked (sin caretas) dijo...

volare ohhh, como la cancion, volare..ohhh.

:)

Linda y sensible mujer, te dejo un beso


Petra

Gerardo Omaña dijo...

Me encanta tu aire y tu forma de hacerlo girar en unos versos.
Te dejo un regalo:

Con mis alas de viento llegaré hasta tu alma
y en esencia y con calma llevaré mi secreto,
el secreto de amarte, de amarte en mi alma.

Y a pesar de mi miedo, de que no me percibas,
seguiré en la constancia reinventando el denuedo
porque tu eres lo inmenso, lo mejor de mi vida.

Con mis alas de viento llegaré hasta tu alma
y mirando tus ojos calmaré mis antojos.
Desde imaginaria
Mi saludo afectivo.

RAMMSES dijo...

Que profundo, nada detiene al alma voladora, viajera, soñadora. En se viaje y aleteo constante esta la vida y si es de dos... será siempre mucho mejor. Y la jaula caerá.
Un beso y buen fin de semana un placer realmente.