EN MEMORIA DE TU AMOR

EN MEMORIA DE TU AMOR
SIEMPRE EN MI CORAZÓN

NO SE COMO CAISTE ACA



miércoles, agosto 15, 2007

No estás conmigo





Se silencia la tarde sobre tu ausencia
se silencia este ocaso que cae
como mortaja amarga sobre mi lecho.
Ni sopla el viento
buscando enredarse en tu silueta,
ni se mece la luna en el manso río,
ni llora la lluvia su desconsuelo,
ni suspiran los árboles muertos de frío.

Este invierno tan crudo
se instaló en mi alma,
la soledad me asfixia
y es que no estás conmigo.

Y hay un silencio que duele
como una daga que se hunde profundo
convirtiéndose en grito,
más que un grito un aullido
de animal salvaje que cae mal herido,
y mordiendo mis manos hasta sangrarlas
amordazotu nombre que fue tan mío
y en estas noches, las más largas que he vivido
siento solo tu ausencia como un castigo

Este invierno tan crudo
se me ha hecho carne…
la soledad me ahoga
y es que no estás conmigo.

Angela Teresa Grigera

Imagen tomada de la red


8 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

La pesada carga de la ausencia.

Topacio dijo...

¡Qué precioso poema Anngiels, de principio a fin! Con esa pasión desgarrada que tú siempre sabes expresar de forma magnífica. Se hace muy crudo, muy frío ese invierno sin él. Parece que nos han arrancado un acogedor y confortable abrigo dejándonos a la intemperie, con una soledad hueca que no se puede llenar.

Muchas gracias por tu paseo por mi blog y por el bello poema que me has regalado. Me ha encantado.

Un abrazo con cariño.

Ana

fantasía dijo...

La ausencia es como una gran losa y no veas cómo pesa...
Hermoso poema angiels

fgiucich dijo...

Una ausencia tan poética que el dolor traspasa el alma. Abrazos.

Noa- dijo...

Las ausencias que se clavan en nuestra alma como finas estacas de frío hielo.

Saludos

IGNACIO dijo...

Divino, la ausencia en poesía plena.

Besos Anngiels.

Rodolfo N dijo...

La soledad y el vacio que dejan tras de sí , un amor que se ha ido, se percibe en tus letras tan bellas y dolidas
Besos, amiga

Trini dijo...

La ausencia es un invierno inmisericorde que hiela el alma.

Me ha maravillado este poema,es de los que muerden el corazón...

Un abrazo